-->

viernes, 5 de febrero de 2016

Lunes 15, en "Los Austrias: Miseria y Grandeza" esta semana"FELIPE IV, el putero mayor del Reino"

Programa presentado por Edmundo Fayanás, profesor de Historia

Inmediatamente Felipe IV se despreocupa de los asuntos de Estado, cediendo todo el poder a su válido, el conde duque de Olivares.   En este tiempo, Felipe IV se dedica en cuerpo y alma a los placeres que le ofrecía el sexo.
Como relata José Deleito y Piñuela en su libro “El Rey se divierte”, nos muestra su obsesión por el sexo y dice “con los primeros hervores de la adolescencia, cuando cabalgó sin freno por todos los campos del deleite, al impulso de pasiones desbordadas.   Su tiempo pues estaba destinado al libertinaje, la caza como afición y a las correrías nocturnas por Madrid”.

El psiquiatra Francisco Alonso Fernández, en su estudio sobre la vida privada de los Habsburgo españoles, señala a Felipe IV con un comportamiento de un sexo adicto anónimo y promiscuo.   No se conoce el número exacto de estos, pero se calcula que oscilan entre treinta y cuarenta bastardos.