-->

Himno de la República RRR

miércoles, 4 de abril de 2018

Miércoles, 4 de abril. "Unos reyes se juntan y otros se distancian" por Arturo del Villar


La opinión por Arturo del Villar, presidente del colectivo republicano tercer milenio.

Unos reyes se juntan y otros se distancian

Ahora que los reyes eméritos Juan Carlos y Sofía hacen el paripé de estar muy unidos, los efectivos Felipe y Letizia muestran públicamente su falta de sintonía. La última escena se ha representado en Palma de Mallorca el domingo 1 de abril, aniversario del triunfo de los militares monárquicos sublevados que devolvieron el trono a los borbones. Lo cuenta ese suplemento del diario madrileño El Mundo que está lleno de mierda, según opinión publicada de la lenguaraz reina Leti, La Otra Crónica (LOC), con la ilustración de una fotografía realmente espectacular.

Por primera vez desde su abdicación asistió a la misa pascual en Mallorca el emérito, recién llegado de un viaje de negocios con los jeques de Riad. Su mujer había llegado el fin de semana anterior, acompañada de su hermana Irene, que ahora que ya es ciudadana española gorronea a los vasallos con mayor motivo que antes. La pareja emérita se juntó en la iglesia con la efectiva y sus dos hijas, la princesa que exige a los vasallos que le hagan muchas reverencias, y la infanta que se contenta con mirarlas.

Titula LOC el reportaje, con acumulación servil de letras mayúsculas: “Rifirrafe entre la Reina Letizia y Doña Sofía por una foto con la Princesa Leonor en Palma.” La fotografía lo dice todo: Felipe agarra el brazo derecho de la Leti, mientras sus hijas miran con su habitual máscara sonriente inexpresiva bien ensayada, Sofía asimismo muestra su reiterada cara de mala leche, con motivo, y el emérito apoyado en el bastón que usa como cetro contempla el espectáculo con cara no de pocos, sino de ningunos amigos.

Para completar la información incluye LOC unos comentarios puestos en Twitter por Marie—Chantal Miller, sobrina política de Sofía, que también nos gorronea, en los que censura a la Leti.

Por qué acudió Juan Carlos

Explica LOC que ha sorprendido la presencia del emérito en la misa pascual, y recuerda que este año intenta hacer ver que ha reanudado la vida conyugal con su legítima, después de haberle demostrado su desprecio en público. Recuerda que se les vio juntos en la pascua militar el 6 de enero, y el 15 en Ginebra en la celebración de los 50 años de su yerno el delincuente procesado Iñaki Urdangarin, en libertad por su condición de yernísimo real precisamente, aunque están más que probados sus robos.

No analiza LOC qué decidió al emérito a regresar de Riad, suspendiendo sus siempre provechosas conversaciones con los jeques de los petrodólares, para acudir a la iglesia con toda la familia. Podemos suponer que lo hizo porque temía que su legítima y su nuera ofreciesen el espectáculo de su distanciamiento a los vasallos, cosa que el final no pudo impedir.

Las relaciones entre Felipe y su mujer son objeto de habladurías hace tiempo. Molestó a los entonces reyes Juan Carlos y Sofía que la abuela, el padre y la tía de la Leti fueran procesados en 2012, acusados de alzamiento de bienes, aunque las andanzas de su hija Cristina y su yerno les obligaban a no pronunciarse en público. Vaya par de familias.
 
Cuando en 2013 apareció el libro de David Rocasolano titulado Adiós, Princesa, editado por Akal con un sinfín de chismes y documentos perjudiciales para la fama de la Leti, se dijo que sus suegros pidieron a su díscolo hijo que se divorciase, como ya había hecho su hermana mayor. En enero de 2014 la revista española, pese al título, Vanity Fair, desveló el ambiente conspiratorio contra la Leti en su palacio y en el de sus suegros, con participación entusiasta de ese residuo social al que se denomina la nobleza. En el mes de mayo de 2016 la revista portuguesa Flash publicó en su página de cubierta una fotografía de la pareja junta pero separadísima, cada uno mirando para un lado y cara de circunstancias, con este titular: “Letizia humilha Felipe em publico”, y preveía su inminente divorcio.   

Padres resignados hasta ahora  

Al parecer los actuales reyes eméritos intentaron impedir la boda de su nene con una mujer divorciada, hija y nieta de divorciados, abortista, con una amplia lista de amantes, y dotada de un carácter insoportable. Pero el niño estaba muy encoñado y les dio un ultimátum: o autorizaban el bodorrio o renunciaba al trono, porque ya antes le habían prohibido continuar su relación amorosa con otras mujeres de reputación escandalosa. Es que al chico le atraen esas mujeres con más pasado que futuro. Es Borbón.

En uno de los ridículos libros que la ignorante y pedante periodista opusdeísta Pilarurbano (en una palabra, a semejanza del inculto fundador de su secta) ha publicado con entrevistas a Sofía, el titulado La reina (Barcelona, Plaza&Janés, 1996), se lee esta confesión resignada de la reina católica conversa en la página 326: “Si hay un hijo que… se quiere casar con quien no le conviene, con quien no debe ser, haces lo que sea por evitarlo. ¿Consejos? ¡Todos los del mundo! Pero, si no hay manera, si no atienden a razones, ¿qué vas a hacer? Pues acoger a la nuera, o al yerno, en tu familia. Y tratar de ayudarles a que el matrimonio funcione.”

Hasta ahora ha fracasado totalmente el de su hija mayor, y el de su hijo hace aguas por todas partes. Va a resultar que el único matrimonio borbónico que se sostiene contra viento y marea, habida cuenta de las disensiones conocidas y comprobadas en el de ella  misma con El Putañero y sus 1.500 barraganas contadas por Andrew Morton, es el de Cristina y el Urdanga. Será porque robar juntos une mucho. ¡Borbones! ¿Por qué los aguantamos?

Nota: La Opinión es un espacio de Radio Rebelde Republicana abierto y plural, en el cual una serie de colaboradoras/es dejan su opinión respecto algunos temas, que no siempre tienen por qué estar en la línea editorial de nuestra emisora.